presupuesto

6 pasos para crear un presupuesto

Tanto si quieres crear una hoja de cálculo para tu presupuesto personal como si sólo quieres mejorar tu gestión del dinero, empieza con estos seis pasos.

Aunque no utilices una hoja de cálculo de presupuesto, probablemente necesites alguna forma de determinar a qué se destina tu dinero cada mes. Crear un presupuesto con una plantilla puede ayudarte a sentirte más en control de tus finanzas y permitirte ahorrar dinero para tus objetivos. El truco está en encontrar una forma de controlar tus finanzas que te funcione. Los siguientes pasos pueden ayudarte a crear un presupuesto.

Paso 1: Anota tus ingresos netos

El primer paso para crear un presupuesto es identificar la cantidad de dinero que ingresas. Ten en cuenta, sin embargo, que es fácil sobrestimar lo que puede permitirte si piensas en tu salario total como lo que tienes que gastar. Acuérdate de restar las deducciones de la Seguridad Social, los impuestos, el 401(k) y las asignaciones de la cuenta de gastos flexibles cuando crees una hoja de cálculo del presupuesto. Tu sueldo final se llama ingreso neto, y esa es la cifra que debes utilizar al crear un presupuesto.

Si trabajas como autónomo o a tiempo parcial, hemos reunido algunos consejos para gestionar los ingresos irregulares.

Consejo: Si tienes una afición o un talento, quizá puedas encontrar una forma de complementar tus ingresos. Tener una fuente de ingresos extra también puede ser útil si alguna vez pierdes tu trabajo.

Paso 2: Controla tus gastos

Es útil hacer un seguimiento y categorizar tus gastos para saber dónde puedes hacer ajustes. Esto te ayudará a identificar en qué gasta más dinero y dónde puede ser más fácil reducirlo.

Empieza por hacer una lista de todos tus gastos fijos. Se trata de las facturas mensuales regulares, como el alquiler o la hipoteca, los servicios públicos o los pagos del coche. Es poco probable que puedas recortar estos gastos, pero saber qué porcentaje de tus ingresos mensuales se llevan puede ser útil.

A continuación, haz una lista de todos los gastos variables, es decir, los que pueden cambiar de un mes a otro, como la comida, la gasolina y el ocio. Este es un área en la que puedes encontrar oportunidades para recortar. En este caso, puedes ir de compras con descuentos y ofertas en línea. Los extractos de la tarjeta de crédito y del banco son un buen punto de partida, ya que suelen detallar o clasificar los gastos mensuales.

ConsejoRegistra tus gastos diarios con cualquier cosa que tengas a mano: un bolígrafo y un papel, una aplicación o tu smartphone. Puedes utilizar esta herramienta de gastos y presupuestos si tienes una cuenta en Banco de América.

Paso 3: Establece tus objetivos

Antes de empezar a revisar la información que has rastreado, haz una lista de todos los objetivos financieros que quieres lograr a corto y largo plazo. Los objetivos a corto plazo no deberían tardar más de un año en alcanzarse. Los objetivos a largo plazo, como el ahorro para la jubilación o la educación de tus hijos, pueden tardar años en alcanzarse. Recuerda que tus objetivos no tienen que estar grabados en piedra, pero identificar tus prioridades antes de empezar a planificar un presupuesto le ayudará. Por ejemplo, puede ser más fácil recortar gastos si sabes que tu objetivo a corto plazo es reducir la deuda de la tarjeta de crédito.

Paso 4: Haz un plan

Utiliza los gastos variables y fijos que has recopilado para hacerte una idea de lo que vas a gastar en los próximos meses. Con los gastos fijos, puedes predecir con bastante exactitud la cantidad que tendrás que presupuestar. Utiliza tus hábitos de gasto anteriores como guía para intentar predecir tus gastos variables.

Puedes optar por desglosar tus gastos aún más, entre las cosas que necesitas tener y las que deseas tener. Por ejemplo, si vas en coche al trabajo todos los días, la gasolina probablemente cuente como una necesidad. Sin embargo, una suscripción mensual a la música puede contar como un deseo. Esta diferencia es importante a la hora de hacer ajustes.

Paso 5: Ajusta tus hábitos si es necesario

Una vez hecho todo esto, ya tienes lo que necesitas para completar tu presupuesto. Una vez documentados los ingresos y los gastos, puedes empezar a ver dónde te sobra dinero o dónde puedes recortarlo para tener dinero que destinar a tus objetivos.

Los gastos por deseo son el primer aspecto en el que hay que buscar recortes. ¿Puedes saltarte la noche de cine en favor de una película en casa? Intenta ajustar las cifras que has registrado para ver cuánto dinero libera. Si ya has ajustado tu gasto en deseos, evalúa tu gasto en necesidades. Puede que necesites internet en casa, pero ¿necesitas el más rápido disponible?

Por último, si los números siguen sin cuadrar, puedes mirar de ajustar tus gastos fijos. Hacerlo será mucho más difícil y requerirá una mayor disciplina, pero si lo examinas de cerca, una «necesidad» puede ser sólo un «difícil de separar». Este tipo de decisiones conllevan grandes contrapartidas, así que asegúrate de sopesar cuidadosamente tus opciones.

Consejo: Los pequeños ahorros pueden suponer mucho dinero, así que no pases por alto los pequeños detalles. Puede que te sorprenda la cantidad de dinero extra que acumulas haciendo un pequeño ajuste cada vez.

Paso 6: Sigue revisando

Es importante que revises tu presupuesto con regularidad para asegurarte de que te mantienes en el buen camino. También puedes comparar tus gastos mensuales con los de personas similares a ti. Pocos elementos de su presupuesto son inamovibles: Puede que le suban el sueldo, que sus gastos aumenten o que haya alcanzado su objetivo y quiera planificar uno nuevo. Sea cual sea el motivo, sigue revisando tu presupuesto siguiendo los pasos anteriores.

About the Author

Samanta Molina

Trabaja en una agencia de noticia desde hace 8 años. Le gusta mucho el escribir. Creció en Barcelona y se mudó a Estados Unidos con quince años. Estudió el bachillerato en la Hun School of Princeton y las carreras de Historia y Filología Inglesa en la Washington University. Se trasladó a Reino Unido para los estudios de posgrado: en la Universidad de Cambridge estudió el máster en literaturas.